Noticias

La dualidad en los estándares de seguridad de los autos contribuye a la alta cifra de muertes en las carreteras de América Latina.

08 jun. 2016

Las organizaciones de consumidores han publicado hoy un informe conjunto, "Autos más seguros para América Latina", en Lima (Perú). Este informe pone de manifiesto la disparidad de las normativas de seguridad de autos entre países latinoamericanos y demuestra que los fabricantes mundiales siguen produciendo y vendiendo en ese mercado autos que no pasan las pruebas de seguridad reconocidas a nivel internacional y que no podrían venderse en Estados Unidos ni en Europa.

front cover_SPA report

El informe resalta que quince de los veintidós modelos de autos que han sido verificados de forma independiente como inseguros se siguen vendiendo a consumidores latinoamericanos por parte de fabricantes líderes en el sector tales como General Motors (Chevrolet), Nissan, VW, Fiat, Hyundai y Suzuki. Estos quince modelos son los más vendidos en el continente pero jamás podrían venderse en mercados mejor regulados.

Amanda Long, directora general de Consumers International (CI) dijo:

"Los datos hablan por sí solos, en América Latina existe una dualidad en los estándares inaceptable".

"Las vidas de los consumidores se ponen en riesgo allá donde las regulaciones gubernamentales son débiles, ya que los fabricantes sacan provecho de esas lagunas en la normativa y siguen vendiendo autos que saben son inseguros."

"Nuestro informe muestra que los automóviles que no cumplirían con los estándares de colisión básicos son los que encabeza las listas de los diez autos más vendidos en América Latina. Por ejemplo, tres de los diez autos más vendidos en Chile en 2015 fueron autos con cero estrellas."

Y sigue ocurriendo. Y seguirá ocurriendo a menos que los gobiernos adopten las normativas de la ONU y los fabricantes asuman su responsabilidad e introduzcan las características de seguridad mínimas en cada auto que produzcan, sin importar dónde se vaya a vender."

El Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos para América Latina y el Caribe (Latin NCAP) lleva a cabo pruebas de colisión independientes y clasifica el rendimiento en seguridad de los autos vendidos en la región usando un sistema de puntuación de cero a cinco estrellas. Cinco de los diez autos más vendidos en México y Brasil, los mercados más grandes de la región, recibieron la valoración de seguridad más baja posible, entre cero y una estrellas. Estos autos no se venderían a clientes estadounidenses o europeos y tampoco son aptos para los consumidores latinoamericanos. Por ejemplo, Chevrolet (General Motors) ha vendido más de 725 787 autos de cero estrellas.

Otro motivo de preocupación para los consumidores son los resultados de un pequeño estudio de mercado cualitativo llevado a cabo en cuatro países que pone de manifiesto que los consumidores latinoamericanos no reciben información precisa y clara sobre la seguridad de los autos que están pensando en comprar, y que existe una falta de concienciación en cuanto a lo que se espera y se exige al comprar un auto nuevo.

Más de 1,25 millones de personas mueren anualmente en las carreteras de todo el mundo, y el 90 % de las muertes por colisión en carretera se producen en países con bajos y medianos ingresos. Existe un vínculo claro entre los países con débiles regulaciones de seguridad de autos y el alto número de muertes. Por ejemplo, Perú, que no ha adoptado ninguna de las siete regulaciones de la ONU, 4234 personas perdieron la vida en accidentes de tráfico en 2015, una tasa de 13,9 muertes por cada 100 000.

A nivel mundial, también existen evidencias de similares prácticas de dualidad en los estándares en la India, donde los fabricantes de autos siguen fabricando y vendiendo autos que no superan las pruebas de colisión. Sin embargo, India planea introducir la normativa estándar mínima de la ONU en 2017.

Tamara Meza, responsable regional de relaciones profesionales para Consumers International en Chile, dijo:

"Hacemos un llamamiento a los gobiernos latinoamericanos para que adopten la normativa de la ONU y para que trabajen con las organizaciones de consumidores en campañas de concienciación para salvar vidas. También pedimos a los fabricantes de autos que dejen de vender autos que se han demostrado inseguros y adopten voluntariamente la normativa de la ONU. Tendrán que cumplirla más pronto que tarde, presionaremos a los gobiernos para que la regulen, así que ahora es el momento de cambiar hacia autos más seguros."

 

Compartir
IrMás opciones